Contenidos

Recreos Activos: "Circuito Permanente de Juegos Tradicionales e Indígenas, espacios de movimiento, salud y convivencia"

Obra realizada por el maestro nativo de ALhendín Manuel Tello, con la colaboración de los alumnos de 5º y 6º del CEIP Sagrado Corazón de Jesús.


Durante el curso 2008-09 hemos puesto en práctica lo que nosotros hemos llamado “Espacios de Movimiento”. Estos espacios los hemos construido dentro del recinto escolar del Centro, abarcando todo el muro del perímetro del mismo. Con antelación a la puesta en escena de esta actividad, seleccionamos un grupo de juegos populares españoles muy conocidos y otro conjunto de juegos tradicionales de diferentes tribus indígenas de la Tierra, haciendo un total de veinte espacios donde los alumnos podrían jugar.
La finalidad principal de este proyecto es hacer de los recreos escolares un momento más para la consecución de grandes valores de la educación: mejora de la condición física, adaptación a la convivencia entre iguales, valoración de las tradiciones ancestrales y creación de situaciones de disfrute mejorando la salud.



En cada uno de los espacios seleccionados se encuentra una cerámica que indica el juego que es, a qué tradición pertenece y un dibujo gráfico que da una idea de cómo jugar. La intención es que los alumnos, de forma autónoma, puedan disfrutar de estos espacios para jugar sin necesidad de organización por parte del profesorado. Son juegos fáciles, con poco material, y organizados de tal forma que estén adaptados a las edades de los alumnos de cada zona del patio. Los materiales se depositan en cada lugar y los jugadores, al salir al recreo, organizan sus juegos con sus compañeros. Existe un grupo de alumnos que semanalmente son los controladores de que se cumplan las normas y la convivencia entre los grupos, a estos los hemos llamado “Patrullas Ecológicas”, ya que además de esta función tienen otras relacionadas con la educación ambiental.

Objetivos

1.- Mejorar la condición física mediante una actividad constante en su tiempo libre.
2.-Incrementar la mejora de la salud mediante los hábitos de movimiento.
3.- Adoptar hábitos positivos de convivencia y respeto con los demás.
4.- Conocer y valorar juegos de otras épocas para poder trasladarlos a sus lugares de juego en los barrios.
5.- Adquirir autonomía a la hora de realizar actividades con sus compañeros.

Obra realizada por el maestro nativo de Alhendín Manuel Tello, con la colaboración de los alumnos de 5º y 6º del CEIP Sagrado Corazón de Jesús.
Valores educativos

1.- Desarrollo de la amistad con los demás, siendo pacífico, respetuoso, educado, amable, hospitalario, sincero, solidario y generoso.
2.- Obtención de confianza en sí mismo e inspirando confianza en los demás, es decir fomentando el desarrollo de su propia autoestima.
3.- Negación de la discriminación por edad, sexo o raza.
4.-Asimilación de la importancia de mantener una salud adecuada a través de la actividad física.

Relación de Juegos

Juegos Tradicionales Españoles

Comba
Cogidos dos jugadores a los dos extremos de la cuerda, la giran para que los demás salten de uno en uno o de dos en dos, cantando simultáneamente canciones populares.






Canicas
Cada jugador tiene una bola pequeña de cristal, en el suelo de tierra se habrá construido un hoyo y a unos tres metros del mismo una línea. Desde el hoyo cada niño lanza su bola lo más cerca posible de la línea, siendo éste el orden de lanzamiento posteriormente desde la línea. Desde ésta lanzan la bola al lugar del terreno que quieran, y en orden deberán de tocar, con un lanzamiento con la mano, la bola de otro jugador, cuando la toquen lanzarán su propia bola al hoyo y si la introducen en él ganan la canica.




Trompo
Cada jugador tiene un trompo con su cuerda, en el suelo se habrá dibujado un círculo, al cual deberán lanzar bailando el trompo. El jugador cuyo trompo se salga del círculo más lejos del mismo al terminar de girar, es el que lo pone en el centro del mismo para que sirva de diana de los demás jugadores. A posteriori, por sorteo lanza cada niño su trompo para intentar sacar del círculo el que está de diana, el que lo consigue gana un punto.




Rayuela
Se dibuja una rayuela en el suelo, con la numeración del 1 al 9, siendo los números 4-5 y 7-8 paralelos en el dibujo. Por sorteo se elige el orden de tirada, cada jugador lanza la piedra al número 1, si entra dentro de la casilla, salta al número 2 y con un apoyo en cada número vuelve hasta el número 1, coge la piedra con la mano y salta hasta fuera de la rayuela. La siguiente tirada es al número 2, siguiendo la misma mecánica del juego. Quedará vencedor el que pase todos los números. Pierde su jugada aquél que al tirar la piedra no entra en la casilla correspondiente, pisa las líneas o hace más de un apoyo en cada casilla.




Mi Pato
Se lanza la pelota contra la pared a la vez que se canta y se hacen mímicas sobre la canción. La pelota debe recogerse y lanzarse sin caer al suelo hasta que la canción acaba. Entonces se lanza y, al rebotar, debe pasar por debajo de las piernas, dándole el turno el siguiente, diciendo: “A la vuelta del pato”.

Canción:
Mi pato
ni come, ni bebe,

ni usa pelele,
ni usa zapatos...
a la vuelta del pato.




Frontón
Se juega golpeando una pelota sobre una pared, el objetivo es darle a la misma antes de que de tres botes en el suelo, dirigiéndola de nuevo hacia la pared, que estará señalizada marcando la zona válida de toque de la pelota en dicha pared.




La Torre
Sobre un tronco de árbol cortado a una altura de unos 50 cm., se coloca una piedrecita por cada participante en el juego. Desde el tronco lanzan otra piedra a una línea marcada en el suelo para decidir en qué orden lanzan de nuevo hacia el tronco. A una cuarta del tronco marcamos un círculo concéntrico alrededor del mismo. Cada niño lanza desde la línea a las piedras que hay encima del tronco, con la intención de que caigan al suelo dentro de los límites de la línea concéntrica. Si lo consiguen ganan la piedra, si no, las piedras que caigan fuera de la línea se ponen de nuevo encima del tronco para el siguiente lanzador.




Las Chinas
Los participantes tiran los chinos contra la pared de uno en uno y después de un sorteo, y al rebotar deben de caer como mínimo a cuarta y media de otro chino, o incluso darle para conseguir ganarlo.




La Cuarta
Se tiran las piedras contra la pared, la piedra que esté a una “cuarta” de la pared gana y se lleva todas las demás. Si hay varias a la misma distancia, una cuarta, se harán cuantas tiradas de desempate sean necesarias.




Reloj – reloj
Por sorteo uno de los jugadores se pone mirando a una pared, mientras los demás se colocan a unos 15 metros de distancia a sus espaldas. El que está en la pared pronuncia en voz alta: “Reloj reloj las una y las dos”, y en ese momento se gira rápidamente. Los demás jugadores habrán intentado moverse hacia delante muy rápido y sin ser visto por el compañero que canta. Si el que canta al darse la vuelta observa que se mueve alguno, lo manda hacia atrás. El juego termina cuando uno de los jugadores llega al que canta sin ser visto por éste.




Ping – pong
Este juego fue creado por los ingleses cuando se dieron cuenta que el tenis era impracticable cuando llovía o hacía un tiempo desagradable, llevándolo a sus salones sobre mesas de billar o similares.
Se juega con raqueta, cada jugador debe golpear la pelota y, superando la red, pasarla al terreno contrario mediante un bote. Para poder golpear la pelota, ésta debe botar antes en terreno propio, perdiendo punto el que no consigue pasarla o se sale fuera de la mesa sin botar.




Juegos Tradicionales Indígenas

Tájimol
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
En un terreno llano de unos 15 m. de lado, juegan dos equipos de tres componentes cada uno, con el objetivo de intentar meter una pelota de 10 cm. de diámetro y fabricada con elementos naturales, en un cuadrado hecho de caña de maíz de 2 m. de lado, que hará la función de portería y estarán en cada uno de los extremos del campo.
La zona de golpeo es el antebrazo, el dorso y el puño de la mano, no pudiendo tocar la pelota con piernas ni palmas de la mano. Cuando la pelota cae al suelo se levanta con la boca para ser lanzada al brazo y volver a golpearla.




Tlachtli
Tribu o etnia: Aztecas.
Desarrollo:
Este juego tenía un sentido ritual y religioso, los perdedores eran decapitados, ya que el juego servía para conocer el designio de los dioses.
En un campo rectangular con paredes se enfrentan de dos a seis jugadores. Colocan un aro de unos 30 cm. de diámetro a 3 m. de altura en cada uno de los laterales del terreno de juego. La posición del aro es vertical al suelo y a su vez perpendicular a la pared. El objetivo del juego es introducir la pelota, que tiene un tamaño aproximado entre 10 y 15 cm., por el aro del equipo contrario mediante golpeos con cualquier parte del cuerpo, no pudiéndose coger la pelota o lanzarla, sino que siempre se deberá golpear para elevarla e intentar conseguir el objetivo. Uno de los golpeos más característicos es el de cadera, con el cual conseguían bastantes introducciones en el aro adversario.




Corozo
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
Se marca un campo de 50x20 metros, en los dos extremos se cava un hoyo o se coloca una cesta. Forman dos equipos de cinco componentes cada uno, el objetivo es llevar la pelota, hecha con bejuco enredado de unos 12 cm. de diámetro, a la cesta u hoyo del equipo contrario. La pelota se puede llevar solamente con una especie de cesta hecha con la palma del corozo, pudiéndose desplazar solo el jugador que no lleva la pelota en el corozo, estando prohibido moverse cuando consigues recibir la pelota.




Quemada
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
Forman dos equipos de unos diez jugadores cada uno, uno de los grupos es el portador de la pelota, son los “quemadores”, y el otro es al que tienen que intentar tocar mediante lanzamientos, son los “quemados”.
Se marca un área de unos 15 m. de largo por 5 m. de ancho, en la que estarán los “quemados” y donde se desplazarán con rapidez para no ser tocados con la pelota. Alrededor de esa área están los “quemadores” que intentan eliminar a los contrincantes mediante lanzamientos.
Cuando se toca a un “quemado”, éste debe salirse del área, hasta que quede sólo uno de ellos, en ese momento le lanzarán diez tiros para eliminarlo, pero si consigue esquivarlos, salva a su equipo y el juego comienza de nuevo, pero esta vez cambiando los papeles.




Pash – Pash
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
Se forma un gran círculo de niños, uno de ellos se coloca en el centro con una pelota elaborada con pedazos pequeños de teja o piedra envueltas en hojas secas de maíz con varias capas, hasta darle una forma ovalada de unos 10 cm. de diámetro y bien amarradas. La terminación de la pelota es mediante una cola formada por los extremos de las hojas.
El objetivo del juego es golpear la bola con las manos el jugador del centro hacia sus compañeros sin que ésta caiga al suelo, devolviéndola también mediante golpeo de nuevo al jugador central. Si se le cae la bola a los jugadores del círculo van quedando eliminados. Si por el contrario es al jugador central el que se le cae la pelota tres veces, es sustituido por otro que elige él, ocupando su sitio en el círculo. El golpeo de la pelota hacia el círculo, siempre irá en el sentido del movimiento del Sol.





Mush-Mush
Tribu o etnia: Inuïts
Desarrollo:
Los jugadores se ponen de rodillas y se sientan sobre los tobillos, se colocan todos en círculo muy juntos. Uno de ellos es elegido por sorteo para estar en el centro del círculo, los demás deben pasarse un guante hecho de piel de foca sin que el jugador del centro lo vea, si éste se descuida le pueden dar con el guante en la cabeza, hasta que él lo descubra antes de que le toquen la cabeza.




Auarr-Cudén
Tribu o etnia: Araucanos. Mapuches.
Desarrollo:
Se juega con tres habas partidas por la mitad, lo que las convierte en seis fichas, ennegreciéndolas por una de sus partes con humo. A continuación los niños se sientan en círculo y por turno arrojan al aire las piezas, siempre que salgan pares de un color el jugador sigue la partida y puntúa, cuando sale impar le toca el turno al siguiente jugador






Multinich
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
Un jugador coge el mayor número de piedrecillas que le quepan en la mano, las lanza todas suavemente hacia arriba, para volver a coger las que pueda pero esta vez con el dorso de la mano. Con las que ha cogido vuelve a lanzarlas en esa posición para volver a recibirlas con la palma de la mano. Ganará el jugador que en esos dos turnos más haya conseguido.





Mapepena
Tribu o etnia: Zapotecos, Rarámuris, Chontales, Chichimecas Jonaz, Tzotziles, Guajiros, Tepehuanos, Chabochis, Náhualt, Mames, Amuzgos y Tarahumaras.
Desarrollo:
En grupos de cuatro o cinco niños forman un círculo en cuclillas. Colocan delante de ellos cuatro piedrecillas o huesos de frutas. Ellos se quedan con una de las piedras, para simultáneamente lanzarla al aire y recoger una del suelo y la suya lanzarla. Así sucesivamente hasta llegar a coger las cuatro. El que no consigue el objetivo se va retirando del juego.

Semana de los Buenos Hábitos Alimenticios


* Actividad realizada dentro del proyecto de "Escuela de Naturaleza Lupus Hamdan" en el CEIP Sagrado Corazón de Jesús de Alhendín. Granada. España.





“Una alimentación adecuada y ejercicio físico diario en los primeros años de existencia, son la base de una inmejorable salud para el resto de nuestra vida”
Durante estos cursos anteriores hemos ido inculcando en nuestros alumnos una serie de valores relacionados con la salud. Entre ellos instauramos los llamados “Recreos Nutritivos”, en los que ellos podían elegir entre varios alimentos saludables para tomar cada día de la semana durante los recreos.

Como complemento a estas actividades, vamos a realizar la “Semana de los Buenos Hábitos Alimenticios”, proporcionando a sus hijos una merienda muy nutritiva y saludable, que será distinta cada día, y que tendrá como objetivo primordial el conseguir habituarlos a diferentes sabores y texturas, para que ustedes en casa puedan perfeccionar su alimentación con productos que beneficien a su salud.


De forma muy genérica, quisiéramos recordarles los puntos básicos para una alimentación equilibrada:

* Beber todos los días al menos dos litros de agua o líquidos sustitutos como zumos naturales o leche.
* Comer de todo un poco, pero haciendo hincapié en frutas y verduras, que deben tomarse todos los días y en más de una ocasión.
* No olvidar tomar pescado habitualmente, como fuente de proteínas más importante que la carne.
* Basarnos en los tradicionales platos calientes de la cocina mediterránea (cocidos, estofados, potajes...), procurando no excedernos en las grasas animales.

*Tomar habitualmente hidratos de carbono (arroces, macarrones, pan integral, patatas cocidas...).
* Emplear diariamente el aceite de oliva como sustituto a las grasas animales como la mantequilla.
* Utilizar poca sal y poca azúcar en las comidas, sustituyéndolas por limón y miel.
* Tomar lo menos posible fritos, dulces, chucherías y bebidas gaseosas azucaradas.

Recetas energéticas y saludables que van a degustar nuestros alumnos durante esta semana:
1.- Lunes: Atúnido: bocadillo de pan integral con tomate crudo triturado, aceite de oliva y atún.


2.- Martes: Vegetal: vasito de cereales con manzana.


3.- Miércoles: Melis: bocadillo de pan integral con aceite de oliva y miel de abeja.


4.- Jueves: Cohete: dos higos secos abiertos con una almendra natural en su interior.


5.- Viernes: Caña: bocadillo de pan integral con aceite de oliva, queso blanco y miel de caña.




Propiedades nutricionales y medicinales de los alimentos que vamos a degustar:
- Pan integral: rico en vitaminas B, D y E, fibras vegetales, minerales (hierro, calcio, fósforo y magnesio), hidratos de carbono, proteínas (aminoácidos) y grasas esenciales. Propiedades medicinales: previene el cáncer y las enfermedades cardíacas.
- Tomate: es una fuente importante de minerales (potasio, fósforo y magnesio entre otros) y de vitaminas (C, A, B1, B2, B5 y E). Propiedades medicinales: previene el cáncer, reduce el colesterol, combate infecciones, fortalece el sistema inmune, elimina el ácido úrico, aplaca el dolor artrítico y reduce el riesgo de infarto.

- Aceite de Oliva: es rico en ácidos grasos monoinsaturados, contiene vitaminas A, D, K y E. Propiedades medicinales: reduce el colesterol, es antioxidante, previene algunos tipos de cáncer, favorece la digestión, es protector de la piel y estimula el crecimiento.
- Atún: es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, vitaminas (A, B, D, Niacina) y minerales (fósforo, potasio, magnesio y hierro). Con la ventaja que es bajo en grasas saturadas, y tiene un alto contenido en ácidos grasos Omega 3. Propiedades medicinales: reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, por lo que previene las enfermedades cardiovasculares; favorece la resistencia frente a las infecciones y previene la anemia férrica.
- Cereales Integrales (trigo, arroz, centeno y maíz): son una fuente importante de vitaminas (E y B), minerales (selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio y fósforo), proteínas e hidratos de carbono. Propiedades medicinales: previenen las enfermedades cardíacas y el cáncer.
- Manzana: contiene sobre todo hidratos de carbono en forma de azúcares, sales minerales (potasio, calcio, sodio y magnesio) y vitaminas (A, E y C) y fibras vegetales. Propiedades medicinales: antiinflamatoria del aparato digestivo, antidiarreica (pelada, rayada y oscurecida), laxante (cruda y con piel), diurética y depurativa, expectorante, controla el colesterol, hipotensora, sedante, rebaja la fiebre y es anticancerígena.

- Miel de Abeja: contiene enzimas esenciales, hidratos de carbono (fructosa y glucosa), sales minerales (calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, cloro, fósforo, azufre y yodo), vitaminas (B,E, K y C) y proteínas. Propiedades medicinales: es eficaz en enfermedades vasculares, respiratorias, antiinflamatorias, antibacterianas, antifúngicas, antiasmáticas, analgésicas y cicatrizantes.
- Higo Seco: es una fuente importante de fibras vegetales, hidratos de carbono, sales minerales (hierro, potasio, calcio, magnesio y fósforo), vitaminas (A, B y C), enzimas y flavoides. Propiedades medicinales: regula el tránsito intestinal, evita la anemia, regula el ritmo cardiaco y el sistema nervioso, previene la osteoporosis, alivia la tos y es anticancerígeno.
- Almendra: contiene fibras vegetales, grasas monoinsaturadas (ácido oleico), proteínas, hidratos de carbono, vitaminas (E y ácido Fólico), sales minerales (cálcio y magnesio). Propiedades medicinales: favorece el riego sanguíneo, previene enfermedades cardiacas, reduce las inflamaciones del aparato digestivo y urinario, reduce la fiebre, mejora la tos y es ligeramente laxante.

- Queso Blanco: es una fuente de grasas (ácido linoléico), proteínas (aminoácidos esenciales), calcio y vitaminas (A,B y D). Propiedades medicinales: reduce la grasa en las arterias y fortalece las articulaciones y fibras musculares.
- Miel de Caña: contiene sales minerales (hierro, potasio, fósforo, calcio y magnesio), vitaminas (A, B, C y D) e hidratos de carbono. Propiedades medicinales: mejora los estados gripales y problemas respiratorios, recupera la fatiga o cansancio y combate la anemia.



Desayuno completo y muy sano para niños y adultos:
- En ayunas tomar una cucharada sopera de aceite de oliva mezclada con un chorreón de zumo exprimido de limón.
- A continuación una cucharada de miel de abeja.
- Vaso de leche de soja con una cucharada grande de polen de abeja, una cucharada de levadura de cerveza y otra de germen de trigo. Completando este vaso con un poco de cacao.
- Tostada de pan integral con aceite de oliva y tomate.


Propiedades nutricionales y medicinales: además de las propiedades desarrolladas en la ficha anterior, vamos a desplegar las características de los alimentos extras que aparecen en este desayuno saludable:

- Limón: contiene hidratos de carbono, fibra vegetal, sales minerales (potasio, fósforo, calcio y magnesio), vitaminas C, B5, B6 y B9 . Propiedades medicinales: se han descrito más de cien propiedades, aquí sólo nombraremos algunas de ellas. Mejora la digestión y despierta el apetito, previene numerosos tipos de cáncer, la anemia, la descalcificación ósea, los problemas de vista, la hipertensión, controla las hemorroides y las varices...
- Leche de soja: fuente importante de proteínas de alta calidad, grasas poliinsaturadas, sales minerales (calcio, fósforo, magnesio, hierro), vitaminas del grupo B, proteínas de alta calidad y hidratos de carbono. Propiedades medicinales: sustituta de la leche para los alérgicos a ella, previene la osteoporosis, reduce el colesterol y previene la arteriosclerosis, evitando enfermedades cardíacas. Reduce la hipertensión arterial, estabiliza los niveles de azúcar en la sangre y evita el estreñimiento.
- Polen de abeja: contiene gran cantidad de hidratos de carbono, proteínas, aminoácidos, minerales (potasio, calcio, magnesio, hierro, fósforo, azufre, cloro, manganeso, cobre y sílice) y vitaminas (provitamina A, C, P, D, E, B y H). Propiedades medicinales: previene el cáncer, mejora problemas de próstata, previene la anemia, aumenta los niveles de calcio, es cicatrizante de úlceras, previene la hepatitis, mejora la bronquitis, los problemas en los ojos, la diabetes, los eczemas, las hemorroides, las varices, el estreñimiento y las diarreas.
- Levadura de cerveza: tiene un altísimo contenido en proteínas de alto valor biológico (aminoácidos esenciales), sales minerales (hierro, cromo, cobre, zinc, selenio y molibdeno), fibra vegetal y vitamina del grupo B. Propiedades medicinales: depuradora de la piel, reguladora de los niveles de azúcar en sangre, fortalece el sistema nervioso y mejora la anemia.
- Germen de trigo: es rico en proteínas (aminoácidos), grasas, hidratos de carbono, minerales (sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, cobre, manganeso, selenio y flúor) y vitaminas (A, E, B1, B2, B3, B6, ácido fólico y K). Propiedades medicinales: previene la arteriosclerosis y el cansancio intelectual, mejora los trastornos digestivos y reduce el exceso azúcar en sangre.
- Cacao: tiene alto contenido en hidratos de carbono y grasas, minerales (hierro, fósforo y magnesio), y es rico en atioxidantes. Propiedades medicinales: protege de enfermedades cardiovasculares, es anticancerígeno y reduce los niveles de azúcar en sangre.






* Especial agradecimiento a la colaboración técnica inestimable del Servicio de Cocina del CEIP Sagrado Corazón de Jesús de Alhendín, al AMPA del Centro y a los Padres y Madres que han hecho posible esta actividad.

Los Molinos de Harina: Un trabajo de siglos


Recuerdo que hace ya algunos años, en un viaje por el norte de España, encontramos en un caserío vasco a una señora que con mucho orgullo nos preguntó si nosotros sabíamos lo que era un molino, nos quedamos sorprendidos ya que aunque jóvenes, sí conocíamos la existencia de molinos en los alrededores de nuestro pueblo. Ella insistió, pero esta vez fue más lejos, pero… ¿los habéis visto en producción? En ese instante comprendimos que íbamos a conocer algo único para nosotros y nuestros pequeños hijos, el funcionamiento de un auténtico molino de cereales que, aunque ya no se utilizaba, estaba expuesto y en perfecto estado en este recóndito lugar vascuence.
Entrada al Molino

Pasado un tiempo volví a ver este imprescindible sistema de trabajo ancestral en dos molinos, uno en la Sierra Norte de Sevilla y otro en la población granadina de Padul. Ambos se utilizaban como reclamo turístico del entorno donde estaban enclavados, pero ya habían pasado a ser reliquias de una vida pretérita.
Cuando la Navidad pasada unos amigos me comentaron que en nuestra sierra existía aún un molinero, me extrañé, y les repliqué que se estarían refiriendo a un molino, aunque ellos insistían en que seguía estando en producción. Lo siguiente fue fácil, acercarnos a dicho lugar para cerciorarnos de esa rareza ancestral.
El río Guadalfeo no está en su mayor esplendor, pero por suerte sí lleva caudal suficiente para lo que esperamos sea una experiencia enriquecedora. Ascendiendo por el barrio bajo de Cádiar encontramos a la vuelta de la esquina un precioso caserón encalado en cuya parte baja se encuentra nuestro objetivo, el molino árabe. Al tocar en su puerta semiabierta de la hoja de arriba, nos recibe el hijo del molinero, Antonio. Nos invita a pasar mientras él avisa a su padre, todo lo que nos rodea son utensilios para el trabajo que aún realiza casi a diario. Algunos de esos utensilios son los cedazos, utilizados para cerner la harina, cuartillas y celemines, especie de cajones de madera utilizados como sistema de medida del género, varios gorrones metálicos que facilitaban la rotación de la piedra, un parahierro o eje que desde el rodezno movía la piedra de moler, algunos martillos para amolar la piedra de moler que se había quedado lisa, una báscula y unas romanas para pesar los sacos de maíz o trigo… y así una gran variedad de objetos, todos ellos con un valor didáctico cultural dignos de un museo como el que atesora esta familia y que han conseguido mantener a lo largo de su existencia.
Entrada del agua del río a la acequia del molino

Por fin conocemos a Domingo, nuestro protagonista. Llega subiendo las escaleras con una facilidad pasmosa, al presentarnos nos sorprende con su bondadosa sonrisa, es un hombre sencillo, con muchos años a sus espaldas que no aparenta, nos dice que ya son 88, y con una felicidad y orgullo por su profesión que trasmite cuando empieza a hablar de su vida, de una vida de molinero que por suerte aún puede realizar. Nos encontramos posiblemente ante el último molinero, no de la Contraviesa ni de Granada, sino de España.
Domingo comienza a deleitarnos con sus experiencias de antaño, antes de empezar con su clase magistral nos introduce un poco en el mundillo del molinero. Los productos que se utilizaban para moler eran sobre todo el maíz y el trigo, aunque la cebada y el centeno para comida de animales también era molido, y como algo más sorprendente, el pimiento rojo que se cogía y se secaba en diciembre para molerlo y hacer pimentón para las matanzas familiares del marrano.
Acequia y compuertas de entrada al pozo del molino

Una vez que los agricultores habían recogido el cereal, y en las eras habían realizado las parvas, éstos trasladaban el género a las casas, y es en ese momento cuando empezaba el trabajo del molinero. Domingo desde niño acompañaba a su padre con una borriquilla, que llevaba colgada una campanilla para ser oída por los vecinos, que conocían su sonido y se asomaban por las ventanas llamando al molinero, entonces ellos se acercaban, cargaban los sacos en el animal y volvían al molino. Allí comenzaban su trabajo, sin horario, sin jefes, pero con una constancia necesaria para cumplir con sus obligaciones. Ellos tenían tres pares de piedras, es decir, tres molinos en el mismo recinto. En uno de ellos molían el maíz o trigo para la población en general, en otro el mismo cereal pero más refinado para los “señoritos” del pueblo, y en el tercero los cereales más bastos que servían de alimento para las bestias. Cuando terminaban el trabajo volvían a transportar en el burro, esta vez ya la harina, hasta las casas de los labriegos, consiguiendo una ganancia aproximada del 10% de la producción.
Caída del agua al rodezno

El trabajo específico del molinero empezaba cuando tenían que limpiar los cereales antes de echarlos a la tolva. En la acequia de arriba quitaban los restos  de paja, tizones o granos negros e incluso piedrecillas o chinas, de ahí se cree que viene la expresión “te ha tocado la china”, ya que si una de éstas pasaba a ser molida, podemos imaginar cuando era amasada y convertida en pan a la hora de ser masticada.
Una vez limpio el cereal se echaba a la tolva, se abría en la calle la compuerta de la acequia y esta desembocaba en el salto que era de madera de castaño hasta llenar el pozo, en ese momento abrían la compuerta inferior y el agua era lanzada con gran presión  sobre el rodezno, que empezaba a girar moviendo mediante el eje la piedra moledora de arriba del molino, llamada corredera. El cereal caía de la tolva hacia el agujero central de la corredera, cayendo sobre la piedra inmóvil de abajo para, con la presión de ambas piedras, moler el grano, que paulatinamente iba cayendo hecho harina sobre el cajón de recogida.
Tolva, Corredera y Solera

Domingo sigue departiendo con nosotros intentando hacernos entender un oficio que ya es historia pasada, pero de vez en cuando se separa acercándose al cajón donde cae la harina, mete sus sensibles dedos y coge parte de ella, la acaricia y se aproxima  al alivio, le da un par de giros y vuelve a la conversación. Nosotros, ignorantes de estas tareas, preguntamos qué acaba de hacer, entonces es cuando él vuelve a disfrutar de su explicación.
Cuando la harina se está produciendo había que estar muy pendientes de ella, ya que según qué tipo de cereal fuera o para quién fuera, debía tener una textura y grosor diferente, y eso es lo que hizo momentos antes, con una especie de llave en tornillo llamada alivio apretó la piedra superior sobre la inferior, cuyo nombre es solera, para afinar el grano, quedando una harina aún más delicada.
Una vez recogida la harina de la cajonera, se introducía en sacos y se cargaban de nuevo en la borriquilla, para a continuación acompañarla por el pueblo hasta llegar a la casa correspondiente, donde la descargaba y volvía a empezar el proceso de nuevo. Y así era su vida diaria, así fue creciendo con un trabajo que fue y es parte de su historia, y aunque pareciera sencillo, también era duro, sólo descansaba cuando había terminado el grano, los sacos cuando eran cargados de grano desde las casas podían llegar a pesar cien kilos… Una vida de esfuerzo pero a su vez de orgullo, ya que solo la expresión de su cara trasmite todo aquello que vivió y que ha dejado patente en este práctico museo del molinero.
Corredera moliendo maíz

El sonido de las piedras en movimiento siguen su recorrido constante, Domingo prolonga su conversación con sorprendentes anécdotas, recuerda que dentro de este laborioso trabajo, la tarea más ardua era cuando había que hacerle las muecas de nuevo a la piedra corredera, el molinero solo, mediante palancas, debía levantarla y traerla hacia fuera de su lugar de origen, allí volvía a hacerle las muecas, para terminar colocándola de nuevo en su sitio. Un esfuerzo importante que cada ocho o diez años había que hacerlo doble, ya que la piedra solera inferior se cambiaba por la superior, ya desgastada, para hacer a partir de ese momento de piedra moledora o corredera.
Cajón de recogida de la harina

La maquinaria en si del molino es sencilla, pero descubrimos con el octogenario molinero que además está llena de ingenio.  Para procurar la caída del maíz al hueco de la piedra, el mecanismo está compuesto de dos palos unidos entre sí, uno en contacto con el canal de caída del grano y otro que a su vez también está en contacto con la corredera, que al moverlo mueve el canal, cayendo suavemente el maíz en su lugar correspondiente. Otro de estos ingenios es la forma que tienen para saber que el grano se está acabando en la tolva, meten unas pequeñas placas metálicas atadas a un cordel dentro de la tolva, enterradas en el maíz, cuando queda poco cereal no aguanta el peso de las placas, así que caen en la piedra corredera y por el sonido que hacen alertan al molinero, es hora de reponer.
Control de calidad del Molinero


Hemos pasado unos momentos irrepetibles con el artesano, nos ha trasmitido su pasión y ha hecho que una tradición tan antigua para la supervivencia de anteriores generaciones sea conocida de forma pragmática, manteniendo este museo etnológico en plena producción, aunque no tanto como él quisiera. Y así, con unas cuantas experiencias más, nos despedimos de Domingo y su hijo, al salir por la puerta las piedras aún siguen la molienda. La misma agua que movió aquellos molinos ancestrales ahora mueve éste, la Sierra y el Guadalfeo siempre presentes en la vida de los serreños.

Fuente Histórica: Domingo Reinoso. Molinero de Cádiar.
Autor: Lisardo Domingo. 

                                                 La caída del agua sobre el rodezno

                                               El molino en pleno funcionamiento

Domingo, el "Último Molinero de España"

Tolva con maíz
 
Maquinaria y utensilios del molino


Alivio para regular la finura de la harina
Cuartillas y celemines para medir las ventas de harina