Contenidos

A mis compañeros de Educación Física



Esta es una reflexión preocupante que quiero transmitir a todos mis compañeros y por supuesto a toda la comunidad educativa, con el fin de que nuestros gobernantes sean capaces de recapacitar y ponerse de acuerdo para influir positivamente en uno de los aspectos más importantes de la calidad de vida y de salud de las personas, sino el que más, como es el fomento de la actividad física.

Recuerdo cuando era niño que había una materia, asignatura o área que se llamaba Gimnasia. No era otra que la de coger un balón, si teníamos, y jugar sin parar esa hora a la semana, que podía ser una, dos o ninguna hora, según le interesara a nuestro maestro. Todos sabíamos que aquella era una "maría", pero, ¡qué "maría" más devertida!, y sin saberlo nosotros, qué necesaria sería para nuestra vida. En aquella época, los años setenta, éramos unos niños activos y sanos, eran las "décadas de la costra", no había niño que alguna semana no consiguiera "costras" o lo que es lo mismo, sangre coagulada en sus rodillas o codos. Y esto era positivo, o no, significaba que tras no parar durante toda la jornada, alguna que otra caída, rozadura o "escalabradura" había ocurrido en nuestro infantil y atlético cuerpo. El tiempo libre que teníamos, quizás por casuadidad, estaba dirigido a tareas con un alto nivel de motricidad, eran los juegos tradicionales, las salidas a las acequias a capturar ranas, los saltos de balates para coger caquis, las luchas de flechas... No existían los juegos de "pantallita" y casi tampoco la hipnotizante televisión.

Puede ser que alguno de vosotros, de edad más joven, piense que sólo me estoy dirigiendo a los alumnos varones, pues no, las niñas, en esos juegos que ahora llamamos sexistas, eran unas auténticas superdotadas físicas, ya que algunos de sus juegos preferidos eran el "Elástico", la "Comba" o la "Rayuela", juegos que fomentaban directamente cualidades como la coordinación, el equilibrio o la potencia de piernas entre otras, en resumen desarrolabamos con total alegría y libertad nuestra salud física y mental. ¿Creéis que en esta época habríamos necesitado una clase sistemática y metodológicamente perfecta como la que ahora impulsamos en los colegios?, posiblemente no.

Ahora todo ha cambiado, dicen que hemos evolucionado, y ciertamente será así, pero lo que parece real es que en algunos aspectos hubiéramos deseado que todo siguiera de igual modo.

La Escuela (educación + enseñanza + aprendizaje) ha absorbido una profunda variación. Mi abuelo me contaba que la ratio maestro - alumnos en su época era de 60 ó 70 por aula, allí estaba todo elpueblo en varios salones de la localidad. Cuando yo era alumno, las aulas eran también muy numerosas, entre 30 y 40 niños por profesor, no había especialidades y allí todos íbamos a una. Sin embargo ahora, en mi fase profesional, tenemos ratios de 20 a 25 alumnos por docente, esto significa que sería más facitble individualizar la enseñanza con nuestros discentes. Han surgido especialidades, ya cada profesor es "maestro" de su área de acción. Todo esto nos lleva a pensar que la calidad educativa que podemos aportar es superior a tiempos pasados, pero parece que esto no es así. Si preguntáramos a la ciudadanía comparando la enseñanza - educación de otras épocas con la actual, la mayoría opinaría que estamos en el peor momento educativo conocido, y esto realmente nos debe preocupar a los que estamos influyendo en ese momento educativo.

Este es un debate eterno, en esta situación nos encontramos posiblemente por muchas razones, por un lado están las nefastas leyes de nuestros gobernantes, por otro la deficiente inspección al profesorado, y por último la nueva estructura de la mayoría de las familias, en las que el hijo se encuentra encasillado el día entero en diferentes tareas, pero faltándole la más importante, la interactuacion familiar.

Pero esta no era la problemática que yo quería compartir con los lectores, aunque tiene mucha relación. Nuestras eruditas mentes pensantes, los políticos de turno, hicieron algo, que por la evolución social acaecida, se necesitaba en nuestro sistema educativo, incluyeron de forma sistemática el área de Educación Física después de una gran lucha de los pioneros de esta especialidad en España. Uno de los grandes cambios de la sociedad moderna fue conseguir mayor tiempo libre para todos sus ciudadanos, lo que significaba que este tiempo había que saber utilizarlo para bien del ser humano. Y así fue, nuestra área, la Educación Física, basó la mayor parte de sus contenidos en guiar a los alumnos hacia la correcta utilización del tiempo de ocio, consiguiendo a su vez que la salud de los mismos se viera beneficiada.



Simultáneamente aparecieron corrientes y nuevas tecnologías que luchaban por conquistar ese tan deseado economicamente mercado del tiempo libre, y lo consiguieron. Televisiones, video consolas, ordenadores..., fueron y son los que han acaparado la mayoría de ese espacio que debería haber sido para el desarrollo de la mente y el cuerpo en un estado de relajación y disfrute, para el desarrollo motriz y para el fortalecimiento de la salud.

...Y ahí estábamos inculcando estos valores en nuestras dos o tres sesiones semanales de Educación Física, o Gimnasia, o Deporte, o como cada uno crea que debe llamarla, porque cualquiera de las nomenclaturas utilizadas para este área, va a tener un significado positivo e ilustrativo para lo que con toda seguridad se creó: la promoción y el mantenimiento de una adecuada salud que lleve al ciudadano hacia unos valores higiénicos y de tiempo libre, que a su vez marque la calidad de vida y su felicidad. De repente aparecieron de nuevo las "mentes pensantes" y decidieron que a partir de este próximo curso, 2008-09, se reduce el tiempo de docencia semanal en nuestra área: ¿habéis pensado lo que esto puede significar para esta tan deteriorada comunidad antisaludable?; ¿mejorará la salud de las próximas generaciones y descenderá su presencia en los hospitales?; ¿seguiremos siendo el país occidental con mayor índice de colesterol en edad escolar?; ¿reduciremos las enfermedades cardiacas en edades tempranas gracias a los buenos hábitos de la población?...

Bien, ahí quedan mis reflexiones para que quien las lea, espero que sean muchos de mis compañeros de profesión, fuercenla máquina democrática para que no sólo no se vea reducido el tiempo del área educativa más importante de nuestra vida infantil y juvenil, sino que utilicen cualquier foro para expresarse y conseguir fortalecer y reivindicar estas necesidades para la glogalidad social en que vivimos.

¿Alquien duda todavía la verdad de este refrán de los años veinte?: "Más vale burro sano que sabio muerto".



Este artículo está dedicado a Pepe Luis, mi primer "maestro de deportes", al cual agradezco su empeño por darnos a conocer la cultura deportiva en nuestra juventud, y sin el cual seguro que yo no habría dedicado mi vida a esta ilusionante profesión.


1 comentario:

krlos dijo...

Sin entrar en la educación que reciben en casa (que daría para otro blog), el continuo cambio de leyes de educación sumado a la calidad de estas, es evidentemente uno de los problemas centrales.

Con la poca esperanza que cambie esto, Creo que el colegio y el maestro en singular tienen también una gran parte de la culpa.

El colegio porque dirigido por el equipo directivo no deja margen a los padres para actuar sobre la educación de sus hijos, los directores se vuelven amos del “cortijo” y hacen y deshacen a su antojo, por lo que todo se vuelve una lotería esperando que por suerte se tenga a una persona capacitada y con ganas de trabajar en ese puesto.
El maestro porque en el momento de superar las oposiciones y tener plaza en el colegio se ve como “funcionario” y no como maestro, así que lo primero que estudia son los puentes y los días de fiesta del curso. Aquí creo que falla tanto el sistema de adjudicación de plazas, como el control del trabajo (como se ha referido en la entrada del blog), se buscan funcionarios y no maestros.

Así la situación físico-deportiva-saludable-….. de los niños es paupérrima, por la situación de la escuela que afecta evidentemente también al área de EF, por la situación aun mas pobre de las escuelas deportivas, que deberían ser un pilar fundamental en este proceso, pero en el que se une los males de la educación (gobernantes analfabetos-deportivos y responsables-monitores del área con complejo de funcionario de oficina y la educación deportiva de los padres y población en general (si, lo del huevo o la gallina).

Pd: maestro/a; niño/a; funcionario/a;…… para aquellos/as que le dan mas importancia a la forma que al fondo.